¿Qué mayoría entiende Ud. corresponde exigir al Senado para la aprobación de la lista de conjueces de la CSJN?

a) Debe entenderse que se trata de una mayoría calificada, idéntica a la requerida para la designación de los Ministros del Máximo Tribunal conforme el texto constitucional (art. 99 inc. 4), para prevenir excesos de parte del Poder Ejecutivo en una materia tan sensible para los intereses de la República.

b) Se trata de una mayoría simple, porque el art. 22 del Decreto Ley 1285/58 no establece ninguna exigencia especial al respecto, y dicha exigencia no puede ser introducida por vía de la interpretación. Además, sería erróneo trasladar las exigencias del art. 99 inc. 4 a sujetos que -como los conjueces- no integran en forma permanente la CSJN.

Fallo Aparicio CSJN

Decreto N° 1285

Decreto N° 856

Sagüés – Comentario al Fallo Aparicio

 

Esta entrada tiene 7 comentarios

  1. Marisa Pedrozo

    Antes de dar mi opinión respecto a cuál debe ser la mayoría que tiene que tener el Senado respecto al nombramiento de los Conjueces, deseo realizar una breve intervención aclaratoria que me impulsó a tomar una postura, aunque confieso, no estoy del todo convencida de mis argumentos. En principio observo que existe una tensión, últimamente en crecimiento, de disputa entre poderes, en este caso el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial, al mismo tiempo está la necesidad de cubrir la vacancia en la CSJN, ante la renuncia del Juez Zaffaroni.
    De la misma forma, observo un contexto político difícil, los planteos que se vienen haciendo sobre la democratización de la Justicia y el debate si los jueces deben o no rendir tributos fiscales, garantías que podrían parecer privilegios bajo la norma establecida en el art 16 de la CN: “La Nación Argentina no admite prerrogativas de sangre, ni de nacimiento: no hay en ella fueros personales, ni títulos de nobleza. Todos sus habitantes son iguales ante la Ley y admisibles en los empleos sin otra condición que la idoneidad. La igualdad es la base del impuesto y de las cargas públicas”.
    Por eso hablar de Constitución, interpretación que quiso darle a la norma el Constituyente, control de Constitucionalidad, Poderes del Estado y Democracia son temas muy extensos, que merecen de análisis y debates serios que sería imposible de abordar en todas sus aristas en este pequeño trabajo, por lo que sólo me detendré en una escueta opinión a modo de respuesta respecto a la consigna solicitada sin dejar de mencionar en principio que no abordaré mi contestación en la discusión de cómo se relacionan los dictámenes de los jueces con teorías o técnicas interpretativas, porque de eso se trata, ya que la Constitución dice pero no contesta y por tanto la interpretación es, a mi muy humilde entender, según quien la interprete, cómo, qué y para que, en qué contexto histórico, político-social. Los argumentos para declarar la nulidad de las leyes, su inaplicabilidad o la inconstitucionalidad ya sea con pedido de inconstitucionalidad o actuación de oficio, como es el caso al que nos referimos: la nulidad de la designación de conjueces efectuada por el Poder Ejecutivo Nacional oficializada en el decreto 856/14 y avalada por el Senado de la Nación.
    La pregunta que me formulo, siendo el Poder Judicial un órgano que no es elegido por el Pueblo y sin embargo puede “anular” lo decidido por dos órganos que si reúnen esos caracteres, es la siguiente: ¿no se debería respetar la voluntad mayoritaria de los órganos Políticos que expresan la delegación del mandato popular? No sería acaso, un argumento válido en un sistema democrático? ¿Pone en riesgo el sistema Constitucional? Creo que no, creo que la CSJN se limitó a las palabras y al estricto ejercicio interpretativo de la Constitución y no en buscar solucionar los conflictos que genera, a mi parecer, continuar con una Corte Suprema de cuatro miembros y aquí mi próximo interrogante: en caso de votaciones empatadas entre los miembros del Alto Tribunal ¿Se podría cuestionar su imparcialidad? ¿Es constitucional funcionar de esa manera? ¿Se establecen las mismas formas, estrictas del ejercicio de las palabras subordinadas a la Ley en cada elección que realiza la CSJN? Estos cuestionamientos, que me atreví a volcar sabiendo y conociendo el valor democrático que ostentan todos y cada uno de los profesores de esta cátedra de Teoría Constitucional en la titularidad del Dr Jimenez, y que, como dije al principio, no estoy del todo segura de mis argumentos, fue simplemente a modo de introducción que consideré necesaria para argumentar mi opinión atento a la pregunta: ¿Qué mayoría entiende Ud. corresponde exigir al Senado para el nombramiento de los Conjueces? Digo que correspondería aceptar la decisión del Senado en el nombramiento de los conjueces con mayoría simple. basados en el respeto al artículo 22 del decreto-ley 1285/58 -ratificado por la ley 14.467 y sus modificatorias- establece que “…en los casos de recusación, excusación, vacancia o licencia de alguno de los miembros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, este tribunal se integrará, hasta el número legal para fallar, mediante sorteo entre los presidentes de las cámaras nacionales de apelación en lo federal de la Capital Federal y los de las cámaras federales con asiento en las provincias. Si el tribunal no pudiera integrarse mediante el procedimiento previsto en el párrafo anterior, se practicará un sorteo entre una lista de conjueces, hasta completar el número legal para fallar. Los conjueces de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en número de diez (10), que serán designados por el Poder Ejecutivo con acuerdo del Senado
    Cuando los miembros de la Corte Suprema se excusan, normalmente por temas salariales o de impuesto a las ganancias, los primeros que participan son los jueces camaristas que ocupan la función de miembro del Tribunal Supremo sin haber sido elegidos por los dos tercios de los senadores presentes. Asimismo cabe agregar que la participación de los Conjueces es casual ya que, según información obtenida de medios peridísticos, en los últimos 80 años los conjueces solo participaron cuatro veces: en 1936 en el caso fisco/contra Medina, por un tema de impuesto a las Ganancias; en 1968 en el caso Bonorino/Peró, por un caso de ajuste salarial; en 1974 en el caso Barcaiz, por un ajuste de haber jubilatorio y en el año 2006 en el caso Gutiérrez, por un tema de impuesto a las Ganancias. Teniendo en cuenta este precedente y que esta en suspensión, hasta la renovación de las cámaras legislativas, el nombramiento del nuevo juez, que debe cumplir con los requisitos establecidos por el art 99 inc 4, me parece que no es necesario requerir a un conjuez la misma evaluación del mérito y las cualidades exigibles a los miembros del Alto Tribunal de Justicia.
    Por último agregar que en la necesidad de reforma que se tengan por delante se podrá establecer de forma escrita en la CN cual debería ser la forma apropiada para las designaciones de jueces de Tribunales inferiores y conjueces.
    Espero que se entiendan los fundamentos que llevaron a la emisión de mi opinión Agradezco la posibilidad de participar.
    Marisa Pedrozo
    Comisión 6

  2. gonzalo fraga

    Gonzalo Fraga comision 6 de Teoria Constitucional. Teniendo en cuenta que la funcion de los con jueces es reemplazar a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia en los casos de recusación, excusación, vacancia o licencia de alguno de los miembros se da una cuestión importante ya que hay una confrontación entre la opinión de la CSJ y la propuesta del PE, en el decreto n° 1258 que deja abierta a la interpretación sobre la mayoría para el acuerdo del Senado. Si se puede estar a favor de la no injerencia del PE en la toma de decisiones en el poder Judicial, seria lo correcto adoptar la decisión a) a favor de una mayoría calificada de 2/3 de los miembros para nombrar a los con jueces. Si uno estuviera a favor de la otra postura se estaría dando a lugar a la prevalencia del decreto del PE, y a una interpretación mas laxa sobre el punto de decidir sobre la elección de un cargo de suma importancia dentro del PJ. Es por ello, que estoy a favor de la primer postura de nombramiento con una mayoría calificada, que se corresponde con la división de poderes y mas aun de la no intromisión arbitraria del PE en el Poder judicial de la Nación.

  3. Joaquin Ramiro Oliver

    Joaquín Ramiro Oliver, alumno de Teoría Constitucional com 6.
    En respuesta al interrogante señalado considero correcto la postura “a”,que se trata de una mayoría calificada, idéntica a la requerida para llegar a ser miembro de la corte Suprema de justicia de la Nación, conforme el texto constitucional, en lo dispuesto en el articulo 99 inc. 4. Se entiende que la lista de conjueces es designada por el Poder Ejecutivo, lo cual para que proceda la misma se necesitará del aval, de los dos tercios de los miembros presentes del Senado de la Nación.

  4. Marcelo Lopez

    Si bien el art. 22 del decreto ley 1285 no establece en forma escrita una exigencia en cuanto a la mayoria, interpreto que se debe respetar para la designacion de los conjueces, lo que nos indica conforme a lo que nuestra ley fundamental en su art. 99 inc. 4ª de la CN, donde claramente en su primer parrafo dice “…con acuerdo del senado por dos tercios de sus miembros presentes…”. De esta forma se inspira en los principios republicanos destinados a afianzar la independencia del poder judicial y reforzar un equilibrio que debe primar en la integracion de la corte, garantizando su correcto funcionamiento, por tal motivo me adhiero a la postura A.
    Marcelo Lopez – dni: 21.500.182
    Com.6

    1. Lisa Bogarín

      Lisa Bogarín alumna de Teoría Constitucional comisión 6 responde y opta por la opción a. Porque en el texto de la Constitución Nacional dice claramente (art 99 inc 4) que el Senado deberá votar con los dos tercios de sus miembros presentes para así poder evitar los ecxesos del poder ejecutivo y brindar transparencia al momento de asignar los cargos, que sea por la idoneidad de los candidatos. Asegurando la independencia del poder Judicial.

  5. Erica Calderon

    Teniendo en cuenta todo lo que ha criticado la Corte sobre el fallo teniendo en cuenta los decretos con sus respectivos artículos, estoy a favor de la primera postura, ya que los Conjueces a pesar de no integrar los cuadros judiciales, son convocados para ejercer la misma función que los jueces titulares, porque como bien Sagues resalta en su comentario por el fallo, administran justicia como cabeza de Poder Judicial y que en su consecuencia deberían ser designados por los mismos mecanismos que el constituyente adopto como garantía de la independencia e imparcialidad del órgano Judicial en el Art.99 inc.4 primera parte CN.; dándose así una buena evaluación del merito y las cualidades del sujeto en cuestión para actuar en la Corte. Esto ayudaría a que se remarque la legitimidad y confianza no solo para el justiciable, sino para los ciudadanos de una sociedad democrática.
    Erica Calderón – DNI: 37.983. 081- Comisión 6

  6. Fabricio Javier Blandi

    Si bien es cierto que para poder integrar el máximo tribunal de justicia (CSJN) es necesaria la aprobación del senado con una mayoría especial (2/3 partes de los presentes) conforme surge del art. 99 inc. 4 del texto constitucional, no es menos cierto que para casos excepcionales en que sea necesaria la sustitución de alguno de sus miembros se procederá en primer lugar a un sorteo entre los presidentes de Cámaras Nacionales de Apelación en lo federal (art. 22 decreto 1285). Cabe acotar que la designación de los jueces intergrantes de los tribunales inferiores de la nación son designados por el PE con la aprobación de la mayoría absoluta de los miembros presentes del senado, no estimo conveniente ni oportuno que para la designación de los conjueces se exija otra mayoría que no sea la aludida. En tal sentido adhiero a la postura b). Fabricio J. Blandi DNI 23.817.838

Deja una respuesta